sábado, 15 de julio de 2017

La Misión del Cristiano. Mateo 10.





Para muchas personas que reciben a Jesucristo en su corazón la única responsabilidad que creen tener es congregarse en el templo. Eso está muy bien es una de nuestras obligaciones. Hebreos 10: 25 “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.
Otros creen que ser cristiano es simplemente poder pedir a Jesucristo y él nos dará todo, esto también es verdad es una de las promesas de Jesús. Mateo 7: 7 “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
Pero para Jesucristo ser cristiano es mucho más que eso. Jesucristo también quiere que seamos sus obreros. Mateo 9: 37 “Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos.

Dios quiere darnos una misión muy importante. Luchar por salvar almas perdidas.
Como cumplimos la misión de salvar almas.
1. Echando fuera espíritus inmundos y sanando enfermos. V 1 “Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.
2. Rescatando a personas que dentro de la iglesia están todavía perdidas. V 6 “sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” muchas veces luchamos duro por rescatar almas perdidas que están en el mundo pero enjuiciamos y matamos a quienes están dentro de la iglesia y llegan a fallar o pecar.
3. Acercando a quienes se han alejado o se están alejando de Dios. V 7 “Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado.” nuestra intolerancia con los que todavía tienen luchas con sus debilidades hace que ellos se alejen más de la presencia de Dios.
4. Dando de la misma forma que recibimos. Si Cristo no nos cobró nada nada debemos cobrar. V 8 b “de gracia recibisteis, dad de gracia.” esto tiene que ver muchos más que cobrar dinero. Jesucristo no nos exigió perfección para ayudarnos entonces porque nosotros no tenemos misericordia de quienes pecan o fallan.
5. Dependiendo cien por ciento de Jesús. V 9- 10 “No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento
6. Siendo prudentes. V 16 “He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas.” es cierto que Jesucristo es nuestro protector pero no por esto debemos arriesgarnos de manera innecesaria.
7. Dejando que Jesucristo hable a través de nosotros por medio del Espíritu Santo. V 19- 20 “Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.
8. Soportando el rechazo de la gente por causa de Jesús. V 22 “Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.” muchos creen que por hablar en nombre de Jesús tendrán el agrado de todos por este motivo siempre viven desanimados.
9. No teniendo miedo a lo que pueda hacer el hombre. V 26 “Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse.” si tú te defiendes del ataque del hombre se convierte en tu lucha. Si dejas que actué Jesucristo entonces se convierte en su lucha y quienes te atacan terminan peleando con Dios.
10. Temiendo a Jesucristo. V 28 “Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.” el hombre no puede hacerte más daño del que Dios le permita para cumplir su propósito en ti.
Ser cristiano es más que simplemente congregarse en algún lugar. Ser cristiano es recibir la misión de salvar almas para Cristo. Solo si dejamos que Jesucristo obre en nuestra vida lo podremos lograr.