martes, 25 de julio de 2017

Logrando la Perfección. Génesis 17.

Resultado de imagen para logrando la perfeccionLa perfección consiste en alcanzar el máximo nivel posible. El ser perfectos para Dios no es una opción es una obligación. Dios nos manda a ser perfectos. V 1 “Era Abraham de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto
Este mandato sigue siendo vigente aun en nuestros días.
Mateo 5: 48 “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
La perfección más que una meta es un diario vivir caminando de la mano de Jesucristo. Filipenses 3: 12 “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.
Las promesas de Dios se las consigue a medida que dejamos que Jesucristo nos lleve a la perfección. V 2 “Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera
La perfección no es algo que se consiga de la noche a la mañana para lograrlo se requiere estar dispuesto a cortar de nuestra vida lo que origina la imperfección. V 11 “Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros
El no aceptar la corrección implica vivir en la mediocridad. V 14 “Y el varón incircunciso, el que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será cortada de su pueblo; ha violado mi pacto.
Dios quiere que cortemos de nuestro corazón todos esos sentimientos que no nos dejan avanzar, la envidia, el orgullo, la falta de perdón. Etc. Jeremías 4: 4 “Circuncidaos a Jehová, y quitad el prepucio de vuestro corazón, varones de Judá y moradores de Jerusalén; no sea que mi ira salga como fuego, y se encienda y no haya quien la apague, por la maldad de vuestras obras.
En el corazón de muchas personas hay complejos de superioridad o de inferioridad que se convierten en estorbo para poder progresar teniendo en cuenta que el progreso y la prosperidad no necesariamente tienen que ver con abundancia de dinero. La verdadera prosperidad es vivir satisfecho, vivir bien con lo que se tiene.
La perfección tiene que ver con el estado de ánimo de una persona, la infelicidad comienza cuando no valoramos lo que tenemos por estar deseando lo que no se tiene. 1 Timoteo 6: 8 “Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto
Estar contento con lo que se tiene no quiere decir que debemos resignarnos, esto quiere decir que mientras luchamos por avanzar y obtener cosas mejores disfrutemos lo que tenemos.
Dios quiere hacer de nosotros personas perfectas para esto dejo su palabra. Solo a trabes de la obediencia a sus mandatos lo podemos lograr. 2 Timoteo 3: 16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,  3:17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
Si quieres llegar a ser perfecto acepta la corrección. Sin corrección no hay perfección. Solo luchando cada día por ser mejores llegaremos a conseguirlo. Hoy proponte ser mejor que ayer: mejor padre, mejor hijo, mejor esposo, mejor cristiano. Etc.