sábado, 10 de febrero de 2018

Saliendo de la Desesperación. Salmos 69

Resultado de imagen para saliendo de la desesperacionCada vez los días son más difíciles y por lo tanto es normal que tengamos problemas de diferente índole. Algunos tienen problemas familiares otros problemas económicos o de salud. La saturación de estos problemas hace que vivamos sumidos en lo más profundo de la desesperación.
El rey David no era la excepción y también estaba viviendo o pasando por momentos de intensa desesperación. Sentía que había tocado fondo. V 2 “Estoy hundido en cieno profundo, donde no puedo hacer pie; He venido a abismos de aguas, y la corriente me ha anegado.
David creía que sus enemigos crecían constantemente. V 4 “Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza los que me aborrecen sin causa; Se han hecho poderosos mis enemigos, los que me destruyen sin tener por qué. ¿Y he de pagar lo que no robé?” muchas veces nosotros creemos que todo nos sale mal y que no tenemos salida.
Como salir de la Desesperación
1. Clamar a Dios. Creer que solo él puede hacernos libres. V 1 “Sálvame, oh Dios, Porque las aguas han entrado hasta el alma.”  Es necesario que soltemos nuestras cargas y se las entreguemos a Jesucristo. 1 pedro 5: 7 “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
2. Nunca cansarte de llamar o pedir. Para salir de la desesperación se necesita de mucha paciencia. V 3 “Cansado estoy de llamar; mi garganta se ha enronquecido; Han desfallecido mis ojos esperando a mi Dios.” Dios permite que pasemos por dificultades para formarnos.
3. Reconocer que hemos fallado o que nos hemos equivocado. V 5 “Dios, tú conoces mi  insensatez, Y mis pecados no te son ocultos” lo más importante en momentos de desesperación es no hacernos o sentirnos las víctimas. No busques culpables asume tus  responsabilidades. De victima pasa a ser protagonista en la lucha por salir de la  desesperación.
4. Utilizar nuestra situación para enseñar a otros. V 6 “No sean avergonzados por causa mía los que en ti confían, oh Señor Jehová de los ejércitos; No sean confundidos por mí los que te buscan, oh Dios de Israel.” de nuestra actitud frente al problema depende que otros crean o no en Jesucristo.
5. Reconoce el momento que estás pasando pero sin desesperarte. V 20 “El escarnio ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado. Esperé quien se compadeciese de mí, y no lo hubo; Y consoladores, y ninguno hallé.” No podemos negarnos a nuestra realidad. Esto nos lleva a prepararnos.
6. Ignora a quienes quieren dañar tu corazón. V 21 “Me pusieron además hiel por comida, Y en mi sed me dieron a beber vinagre.” Jesús también tuvo que soportar el rechazo de los demás. Juan 19: 28-29 “”
7. Alabar siempre a Dios cualquiera que sea nuestra situación. V 29-30 “Mas a mí, afligido y miserable, Tu salvación, oh Dios, me ponga en alto. 69:30 Alabaré yo el nombre de Dios con cántico, Lo exaltaré con alabanza.” La Adoración atrae la paz y la tranquilidad.
8. Busca siempre a  Dios y tu vida cambiara. V 32 “Lo verán los oprimidos, y se gozarán. Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón,
9. Ama a Jesucristo no lo busques solo por interés. V 36 “La descendencia de sus siervos la heredará, Y los que aman su nombre habitarán en ella.
No luches en tus fuerzas Jesucristo quiere ayudarte a salir de la desesperación. Lo único que necesitas es entregarle todas tus cargas. Creer en él y dejarlo que actué a tu favor.